La flor de la bondad
crece naturalmente en el corazón humano,
pero se marchita pronto
si no se la cultiva.

martes, 27 de noviembre de 2012

Doctrina Obama y la guerra en Siria

Pedro Otoni*

La política exterior norteamericana presenta signos de agotamiento. Ya no es posible que Estados Unidos siga operando bajo el mismo registro de la última década. El mundo ya no es tan dulce a sus mandos, ni su situación económica es lo suficientemente dulce para proyectarse como modelo a ser seguido por la humanidad.

Ante esa cruzada, el gobierno demócrata actualizó su estrategia militar para el mundo, disminuyó las iniciativas de invasión norteamericana directa, que tiene un costo político y económico elevado e impulsa una manera más insidiosa de control geopolítico. En una táctica similar a las asumidas por la administración Reagan (1981-89), que financió oposiciones armadas en contra el gobierno sandinista en Nicaragua, grupos conocidos como Contras, el gobierno de Obama apuesta en la producción y fortalecimiento de disidencias en países que rechazan el mando de Washington. La ola de protestas en diversos países de mayoría musulmana, conocida como "Primavera Árabe", fue percibida y aprovechada como una ventana de oportunidades para que la política exterior norteamericana pudiera desestabilizar regímenes no compatibles con su sistema de dominación . Así lo fue en Libia, y así lo es en Siria.

La lógica de operación estadounidense en la nueva doctrina imperialista de Washington articula los siguientes lineamientos:

1 - Creación de una opinión pública internacional y regional anti-régimen, utilizando como eje "la lucha por democracia",

2 - Resurrección de diferencias étnicas y religiosas en el interior de los países, explotando en especial minorías al margen del poder de Estado,

3 - Envolvimiento y movilización de los aliados regionales.

La CIA (Central Inteligence Agency) no sólo ayuda a las disidencias armadas, además fomenta, entrena, arma y abastece sus suplementos. Sin embrago, formalmente, así como los EEUU, sus aliados europeos también niegan la participación directa en los conflictos, pero declaran apoyo a los rebeldes en sus objetivos anti-régimen. Luego del desmantelamiento de Libia, la Casa Blanca tiene a Siria y a Irán como blancos inmediatos.

La guerra en Siria: la aplicación de las tres líneas de acción de la Doctrina Obama

Siria, principal blanco de EE.UU. por ahora, conocida por ser el Estado más estable de la región y operador político importante del nacionalismo árabe, siempre fue base de apoyo de los grupos anti-imperialistas del Medio Oriente.[3]. Durante el período de gobierno de la Frente Progresista Nacional (FPN),[4] con inicio en 1963, ese país siempre estuvo relacionado a nivel internacional con el Bloque Socialista y después con Rusia y China, en el intento de construir un estado republicano, laico, igualitario y soberano. Por ese motivo, siempre fue una piedra en el zapato de los estadounidenses y sus aliados [5].

En el tema de Siria, EEUU quiere reproducir la misma estratégica utilizada en Libia: articulación de la opinión pública, disidencias internas y mercenarios, así como apoyo de los aliados regionales. Según señalamos anteriormente, la primera línea de acción está en el plan de los medios, y para ello, utilizar los medios mundiales de comunicación, en especial a Al Jazeera, el más grande vehículo de comunicación del mundo árabe. Esa empresa televisiva no solamente orienta, como también produce hechos relacionados a la guerra civil siria, anunciando manifestaciones artificiales, "informando" muertes y conflictos, con el objetivo central de desmoralizar el gobierno sirio y inflar (o sobrestimar) a las fuerzas de los grupos de disidentes.

Esa manera planificada de manipulación mediático, tan común en otras situaciones [6], no es por acaso. Basta recordar que Al Jazeera es de propriedad de la familia Al Thani, familia real de Qatar (país sede de la empresa). Es por lo menos un engaño creer que Al Jazeera de los Al Thani se preocupe con el bienestar del pueblo sirio, una vez que la misma población qatarí es excluida de los resultados de la renta del crudo, que es de propiedad del Emir Hamadbinkhalifa (el monarca). Ni Qatar, ni Arabia Saudita, otra monarquía absolutista, son modelos de referencia a nivel político o económico para la población siria.

Ese golpe mediático viene acompañado del cerco a los medios de comunicación del Estado y de las organizaciones populares sirias. Conforman su expediente, desde bombardeos al sistema de comunicación estatal hasta la interferencia y bloqueo de señales de radio e Internet de la población, por medio de sabotaje a las transmisiones por satélite. El mundo y el mismo pueblo sirio reciben, casi que exclusivamente, señales de comunicación de las disidencias golpistas y de sus aliados en la región.

La segunda línea de acción estadounidense en la producción de conflictos se relaciona a la creación de disidencias internas. En Siria, el Partido Baath, y sus aliados de la FPN [7] , lograron establecer un equilibrio entre las diferentes etnias e religiones por medio de la edificaciones de un estado laico [8] . Los EEUU incentivan el radicalismo sunnita, para desmembrar la base social de la organización nacional siria. Takfiris [9] extranjeros, mercenarios (libios, tunecinos, jordanes, paquistaníes, sauditas y egipcios) financiados, equipados y entrenados por la CIA [10] y militares de Arabia Saudita, Qatar, Turquía y Israel junto con salafitas sirios ligados a la Hermandad Musulmana son la espina dorsal de los rebeldes.

La frontera de Turquía ha sido la principal base de apoyo logístico y político. El Consejo Nacional Sirio, centro de comando de los rebeldes está instalado en ese país, agentes de la CIA operan ahí construyendo redes de inteligencia para la disidencia, sacan fotos aéreas y de satélites, además de informaciones militares sobre las acciones del Ejército Sirio. Y es por Turquía que grande parte de los equipos llamados de "no letales" [11] de Francia, Alemania y Reino Unido son entregados a los rebeldes. Alemania, por su vez, admitió que envía informaciones logradas por sus navíos en la costa siria.[12] Israel y Turquía tienen un papel relevante enviando órdenes de operaciones especiales (grupo de élite del ejército) para actuar dentro de las fronteras sirias, otra obvia manifestación de la injerencia extrajera en el conflicto [13].

Por fin, le toca al Qatar y a Arabia Saudí el suministro de armamento pesado a los disidentes. [14] La tercera línea de acción de Washington en el conflicto se relaciona a la movilización de sus aliados en el Medio Oriente. El escenario es extremamente desfavorable para Siria en ese campo, siendo que EEUU logró articular diferentes niveles de aportes regionales con los golpistas del Consejo Nacional Sirio. Turquía, Arabia Saudí y Catar están directamente relacionados al suministro de armas. Israel actúa en operaciones de "órdenes" distribuidas dentro de las fronteras sirias, realizando acciones de terror entre la población. El presidente egipcio Mohamed Mursi, miembro de la Hermandad Musulmana, realizó declaraciones a favor del cambio del régimen. Extraoficialmente, miembros de la Hermandad están actuando entre los rebeldes, misma postura asumida por Jordania. Complementando este repertorio anti-sirio se ubica Reino Unido, Alemania y Francia, que abastecen los suplementos para las organizaciones que hacen oposición.

EEUU tiene el objetivo claro de crear una situación de conflicto permanente en el Medio Oriente, para abrir camino a la desestabilización de Siria y de Irán. Así, arma países aliados que están dentro del círculo de fuego del confronto, aportando para el desequilibrio de la correlación de fuerzas en la región, a favor del Occidente. Es evidente que los intereses económicos que están inseridos en la dinámica de operación del imperialismo, principalmente en relación al crudo [15] , serán garantizados de manera más sólida con la derrocada de los países de orientación soberana y pan-árabe. Sin embargo, la guerra es, por si misma, un negocio redondo. La venta de armas norteamericanas para el mundo, en el año 2011, sufrió uno incremento de tres veces más, llegando a la cifra de 66,3 miles de millones de dolares, un récord. Más de la mitad de ese valor se compró por los aliados del Golfo Pérsico (con destaque para la Arabia Saudí, Emiratos Árabes y Omán[16]. La combinación entre la producción de conflictos y el mercado bélico no es novedad, es parte del intento de la orientación de la economía estadounidense en crisis, por medio del fortalecimiento del complexo militar-industrial, utilizada diversas veces por la clase dirigente norteamericana.

La articulación de esos tres lineamientos de acción relanzados por Washington, clasificamos como la Doctrina Obama. [17] En ese nuevo abordaje, la CIA asume relevancia en la política exterior de los EEUU, a causar la disminución del papel del Pentágono (Departamento de Defensa), que en la administración Bush fue la herramienta principal de acción estratégica. Existe una tendencia de las operaciones militares estadounidenses tener como linea general la desestabilización de gobiernos y la explotación del mercado de armas que viene de los conflictos armados, inducidos por ellos mismos. El aparente alejamiento en relación a las guerras en Libia y Siria, aportando con los rebeldes, sin utilizar la invasión terrestre oficial, ya señala que la Casa Blanca busca formas más efectivas en el mantenimiento de su poder en el escenario mundial, sin deformar aun más su imagen frente a la opinión pública.

La Doctrina Obama oculta el carácter de la guerra en Siria. No corresponde a un conflicto domestico, pero de una refundación de la lógica de dominio imperialista en el Medio Oriente y en el norte de África. La orientación de oposiciones armadas internas, en Libia y ahora en Siria, tiene ventajas importantes para el condominio del poder norteamericano.

Primero por establecer un discurso general más blando para la opinión pública internacional, la supuesta "lucha por democracia", un marketing de guerra más amplio que la lucha en contra el "terrorismo" (sin abandonarlo). Dialoga, así, con el sistema ideológico europeo - norteamericano, que tiene como fondo la creencia en la misión de carácter democrático del Occidente, siendo ellos "los pueblos elegidos", destinados a irradiar la "libertad" para el mundo, "incluir las naciones salvajes a la humanidad capitalista liberal", sacarlos del "retraso oriental, musulmán", es decir, sacarlos de ellos mismos.

Esa visión que se lanza a ser universal, guarda raíces feudales, en el cristianismo cruzado, y es aceptable en el sentido común europeo y estadounidense, así como las élites occidentales de Latinoamérica, África y Asia. Hasta los sectores de orientación crítica y de izquierda, en su gran parte, no están lejos del cliché "libertad y democracia", no quieren denunciar esa posición y apoyar al gobierno sirio. Optan por falsas salidas, puramente retóricas, del tipo "apoyo a la revolución siria, abajo al gobierno", como se hubiese algún elemento progresista entre las falanges de mercenarios y fanáticos religiosos que se reúnen en torno de la oposición armada, y mistifican el apoyo popular a la disidencia y los éxitos[18] del Consejo Nacional Sirio (CNS) y del Ejército Libre de Siria (ELS). [19]

Calentar el mercado de armas es otra ventaja objetiva con el nuevo abordaje estadounidense. Es útil para ese tema el envolvimiento amplio de naciones en conflicto, porque explotan el mercado consumidor generado por la guerra. Una guerra sin fin, en la cual el peso de un aliado es calculado por la cantidad de equipo militar que se puede comprar. La extensión temporal y territorial del conflicto aún tiene el beneficio de extender la demanda por suplementos por las partes bélicas, lógica que influencia decisiones de la Casa Blanca y del Congreso, que sufren presión por el lobby del complexo militar-industrial, interesados directos por el confronto. Al final, la guerra es una oportunidad de negocios que EEUU saben sacar provecho como ninguna otra nación. Además, de los datos ya presentados, existe un mercado millonario de mercenarios, monopolizados por empresas norteamericanas de propriedad de ex funcionarios del gobierno, de la CIA y del Departamento de Seguridad. Esas corporaciones, que tienen como delegado más destacado la antigua Blackwater Worldwide (atualXe), reclutan ex soldados de sectores de élite del ejército para que ejecuten operaciones ilegales (aquellas que CIA no puede hacer directamente por limitaciones legales), como asesinatos, atentados, torturas, etc. Ellas actúan como fuerza auxiliar en Afganistán e Iraq y tuvieran un rol en la derrocada de Gadafi en Libia. Actualmente, realizan operaciones junto al ELS en Siria, lanzan la era moderna de las guerras tercerizadas.

Los intereses económicos, principalmente de la industria petrolífera, son los más destacados. Sin embargo, la industria de las armas, de seguridad (mercenarios) y construcción civil (economía de reconstrucción post guerra), a pesar de presentar intereses más discretos, ganan destaque en medio a un ambiente de crisis económica internacional. Por fin, el interese de los bancos, que tienen ganas de actuar en el mercado de préstamos a los gobiernos títeres (como pasa hoy en Afganistán, Iraq y Libia), disfrutando con interés de deudas impagables, hechas generalmente por tramas.

La Doctrina Obama alcanzó un nivel de sofisticación en la política exterior imposible para la estrecha visión de George W. Bush y del actual candidato republicano Mitt Romney. Es un intento decidido, sin embargo, limitado de contener la tendencia decreciente del poder estadounidense en las relaciones internacionales. El tono pretencioso en las declaraciones de Barack Obama y de los jefes de Estado europeos en cuanto a la necesidad de "democracia" y del fin del régimen de Baath en Siria contrastan con el ambiente de dudas y de inestabilidad económica y social que viven sus proprias "democracias". El poder de decisión de las potencias imperialistas es limitado, cada vez más, por las contradicciones de su mismo sistema de reproducción material. El imperialismo lucha para sobrevivir. La supervivencia es siempre más violenta do que la vida.

La política de tierra arrasada

El objetivo inmediato de las operaciones de la CIA junto a las disidencias (CNS y ELS) es destruir la viabilidad nacional siria. Para allá del declarado "fin de la dictadura de Bashar Al Assad y por la democracia", lo que se planifica es la "vulgarización"[20] del territorio, construcción de gobiernos títeres en pequeños estados étnicos-religiosos[21]. Tal medida abriría puertas para los objetivos estratégicos de gobiernos pro-occidentales en Medio Oriente.

Para Israel, el plan de fragmentación en la región del levante [22] en un rincón de estados débiles es una doctrina geopolítica antigua, de ideología sionista y ganó fuerza en los 80 bajo el nombre de Plan Yinon. Las directrices señaladas en el artículo "A Strategy for Israel in the Nineteen Eighties" (1982), escrito por Oded Yinon, defienden que la auto afirmación del Estado de Israel depende de la división de Siria y Iraq en micro estados religiosos, confesionales y étnicos.[23]

Ya para las monarquías sunnitas wahhabitas, como Arabia Saudí, Atar, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein así como Jordania, la descomposición de Siria significa un golpe mortal en el enemigo político-ideológico antiguo, el republicanismo pan árabe, que vigora en Damasco desde los 60. Además de ser en la dimensión religiosa una conducción de aislamiento doxiismo.

Turquía, además de aportar con los esfuerzos norteamericanos por conformar su condominio de poder (OTAN), tiene objetivos proprios y complejos, principalmente referente al tema curdo. Apoya a la creación de un Estado Curdo dentro de las áreas del Kurdistán Iraquí y Sirio, a excepción en esa tendencia que se queda dentro de su proprio territorio. Mantiene relaciones diplomáticas con el gobierno regional del Kurdistán (Iraq) sin pasar por cualquiera mediación con el gobierno central en Bagdad. Pero el principal problema de Ancara es con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, una organización revolucionaria que percibió la conducción del imperialismo y apoya el gobierno de Damasco, y, además, ha ganado expresiva fuerza en las áreas curdas dentro del territorio turco. El Gobierno Turco ha sido uno de los actores principales de la guerra en Siria, es la principal retaguardia estratégica del CNS y del ELS, la cabeza de puente del imperialismo en el conflicto.

Desde el día 04 de octubre, la situación militar entre Turquía y Siria se agrava a cada día, tras la votación del Parlamento turco por la autorización al Ejército de realizar operaciones en territorios del país vecino. El auge de esa medida supuestamente fue la muerte de cinco personas en una aldea turca de Akçakale, en la región que hace frontera (03/10), debido a disparos de artillería del Ejército de Siria. Hecho extremamente contrario, la que tales disparos parecen como una agresión de Damasco, pero otras posibilidades no son levantadas. Hay indicios de accidente, ya que los combates entre los disidentes armados y el Ejército Sirio se pasan cerca de ahí, en territorio sirio. Otra posibilidad es que los proprios rebeldes (junto a los que los apoyan) tengan creado un ataque de provocación, generando una excusa para que Turquía entrara formalmente en la guerra. El gobierno de Bashar Al Assad es vigilante, en respuesta oficial declara que están siendo investigadas las circunstancias de los disparos. Sin embargo, a parte de los responsables y sus razones, ese hecho fue extremamente positivo para la disidencia y para la alianza pro-occidental que lo apoya. Hasta ahora, tanto Siria cuanto Turquía disparan morteros de represalia, de acuerdo con el protocolo de los tratados internacionales. La situación se degrada y la guerra entre los dos países se acerca cada vez más. La presunta agresión aporta con los objetivos del Primer Ministro turco, Tayyip Erdogan, que ya hace tiempo busca motivos, reales o no, para justificar una guerra abierta en contra Siria. Ejemplo de eso es el intento de Turquía de provocar un conflicto abierto por medio de una invasión de su espacio aéreo sirio [24] y la retaguardia que ofrece a los efectivos y equipos militares de los rebeldes anti-gobierno de Assad.

Es necesario considerar otra dimensión del conflicto, la barbarie en contra de la población y los símbolos nacionales, culturales y religiosos del pueblo sirio. Ademas del intento de dividir el Estado y su territorio, es fundamental que los disidentes y sus aliados, para que lleguen a sus objetivos, promuevan la destrucción de las bases de manifestación de un sentimiento nacional. La demolición del patrimonio histórico - cultural, como ataque en contra mezquitas, iglesias, locales sagrados de peregrinación, sitios arqueológicos, obras de arquitectura de miles de años, como pasan en las ciudades de Aleppo y Homs, es una prueba de que la subjetividad de los sirios también es un blanco militar.

La destrucción de los monumentos ha pasado de forma sistemática, a crear un impacto psicológico de masas, con gran alcance y efecto de larga duración. Además, francotiradores disparan contra manifestantes y espectadores de actos públicos en contra o en favor del gobierno, a diseminar el terror entre el pueblo.[25] No es sin propósito que el Consejo Nacional Sirio utiliza otra bandera, distinta del pabellón oficial de la República Árabe Siria[26]. Dividir el territorio, soterrar la historia, profanar los símbolos, agredir la memoria individual y colectiva también son expresiones de la estrategia occidental, la dimensión psicológica (diseminar el terror o guerra psicológica) también es un instrumento militar.

Sin embargo, para destruir la viabilidad nacional siria, la disidencia ejecuta la política de tierra arrasada. Acciona en sentido de dilacerar la capacidad económica, política, militar, diplomática y simbólica del Estado, pero también acciona de manera psicológica sobre la población, sacando parcelas de su subjetividad, de su trayectoria individual, comunitaria y social. Es una guerra total , no se trata de sacar un gobernante o cambiar un régimen, se trata de destruir Siria y su pueblo, en su dimensión de proyecto pan-árabe, como pueblo soberano y autodeterminado, como fragmento singular de la humanidad.

La resistencia del gobierno y del pueblo sirio

Mismo con todo aparato mediático, la llamada disidencia siria no consolidó un amplio movimiento de masas en contra el gobierno de Bashar al Assad, la fuerza de los rebeldes esta directamente relacionada al apoyo extranjero en armamentos, suplementos, informaciones y mercenarios. Mientras tanto la población se unifica en torno de la defensa de Siria, realizando fuertes manifestaciones en contra de la guerra civil y en apoyo al régimen. De manera voluntaria, miles de jóvenes se alistan en el Ejército Árabe de Siria, oponiéndose a la información sobre las deserciones masivas.

Son cada vez más evidentes los intentos de la disidencia entre la población siria, mismo la parte que esta en contra del gobierno de Bashar Al Assad, que existe y se organiza en partidos de oposición al gobierno, no se admite la solución pro-occidente, tampoco el desmembramiento de la unidad territorial. Ese hecho constriñe el desarrollo de un opinión pública interna anti-régimen.

En el campo internacional, el Gobierno sirio tiene el aporte activo de Rusia, China, India y Ira en las disputas diplomáticas. Hezbollah (Líbano) también participa del movimiento internacional de apoyo al gobierno sirio, principalmente a denunciar los intereses de Israel en la descomposición del efectivo militar y político del país vecino. En la ONU, a cada día más países transitan de la situación de apoyo a los rebeldes a una posición abstencionista, lo que hace mejorar mucho el efectivo diplomático y la capacidad de Damasco solidificar uno campo de disputa y defensa mas amplio en el escenario internacional. Ejemplo de ello son los resultados de la conferencia del movimiento de los países No- Alineados, que se paso en Teherán, en agosto, cumbre que fortaleció la posición de una solución política y el rechazo a la intervención de las potencias occidentales en el conflicto.

En el teatro de guerra, el Estado sirio ha alcanzado éxitos significativos. Primero, porque logró desarrollar una estrategia de combate de alto-rendición. Logró aislar la línea de abastecimiento logístico de los rebeldes, bloqueando las principales rutas de acceso a Turquía, y sin esa oferta de suplementos, los grupos armados pierden capacidad operacional de forma significativa. En la materia de inteligencia, agentes del gobierno sirio están infiltrados en el interior de las líneas rebeldes y ya lograron derrumbar un gran número de grupos armados y destruir depósitos de armas, suplementos y equipos de comunicación. La victoria en los combates en la región de Aleppo tuvo una fuerte repercusión en la moral de la disidencia, que empieza a retroceder de las posiciones que había conquistado en el noroeste del país, principal área de contacto con los grupos de apoyo establecidos en la frontera de Turquía. El grande eje estratégico del conflicto esta al norte del país (frontera turca), ubicada entre Latakia y AlHasakah. Latakia es un rincón alauita, pro-gobierno, más al este se ubica Aleppo, región más "caliente" del conflicto, y en la provincia de Al Hasakah el gobierno tiene el aporte de las guerrillas del Partido de los Trabajadores de Kurdistán, que aíslan parte considerable de la frontera noreste, que según informaciones extraoficiales, es la línea de comunicación de los apoyos al gobierno desde Irán.

Por fin, el pueblo sirio ingresó en la resistencia en contra el golpe, el Gobierno construyó un sistema de comunicación directo con la población, que informa a las autoridades sobre las acciones de los rebeldes, los lugares donde se ocultan y la ubicación de contrabandistas y agentes extranjeros en operación en el país. La consciencia nacional siria parece comprender que los problemas sirios deben ser resueltos por la población y no por extranjeros o grupos anti-nacionales. Ese hecho ha sido ignorado por parte del occidente. La solución militar esta lejos de ser una estrategia victoriosa para los disidentes, sin embargo, puede ser extendida por la cooperación activa de sus patrocinadores occidentales y pro occidentales. En la dimensión social, se encuentra cada vez más aislados del pueblo sirio, y cuanto más amplio el aislamiento, más cruel se hace su "modus operandi".

Disyuntiva Estratégica del Mundo Árabe

Los resultados del conflicto en curso en Siria definen en grande parte el destino del Medio Oriente. La victoria del gobierno de Siria implica en la supervivencia del nacionalismo árabe, y en la elevación del postín político de esa corriente del pensamiento presente en Damasco, su principal foco de difusión. Antes de todo, por se tratar de una ideología de las clases subalternas del mundo árabe, que tiene una cultura política permeable a las posiciones de confrontación al imperialismo y defensa del republicanismo y de la laicismo de las instituciones públicas. El proyecto panárabe, que vislumbra la creación de solamente un Estado para los pueblos árabes, se mantiene vivo mientras el régimen sirio resista.

El vigor de ese proyecto reside principalmente en la capacidad de la intelectualidad siria en percibir que el tema nacional árabe pasa por la creación de un estado que sea conformado por Siria, Líbano, Jordania y Palestina, al inicio, con posibilidades de expansión para Iraq y la Península Arábiga. Un estado viable nacionalmente y capaz de tener una posición más favorable en las relaciones internacionales. [27]

El destino de Irán está relacionado con la guerra en el Levante. De alguna manera, la ofensiva imperialista sobre el pueblo iraní ya empezó y los combates se pasaron en las calles de Siria. Israel ya admitió que "puede" realizar operaciones de sabotaje en contra de las instalaciones nucleares iraníes. Las monarquías pro-estadounidenses se arman y afinan el discurso con Washington, "el ataque a Teherán pasa por Damasco" es la linea conductora de la estrategia norte-americana.[28] Así como la causa palestina, la estabilidad en Líbano son influenciados directamente por la situación en Siria. Sin embargo, Hamas, que se exilió en las últimas décadas en Damasco y participó hasta agosto del movimiento de apoyo al gobierno de Assad, rompió la alianza y se posicionó en favor de la alianza anti-Siria, acercándose del área de influencia del Catar.[29] Ya el Hezbollah ha participado enviando combatientes para las líneas de defensa del gobierno sirio [30].

La disyuntiva histórica y estratégica en el Medio Oriente no se comporta en la contradicción entre democracia y dictadura, como anuncia el occidente desde la llamada "Primavera Árabe". Las reivindicaciones de libertad y democracia son legítimas, pero no están aisladas el contexto social e internacional del Mundo Árabe. El curso de los hechos ha señalado que la contradicción principal está en la consolidación de una trayectoria soberana para los pueblos árabes en contra de la profundización del sistema neocolonial pro-occidente [32]. Autodeterminación versus subordinación imperialista.

Los sectores socialistas, revolucionarios, populares y democráticos caminan hacia un rumbo político adecuado en Siria, contribuyen con el gobierno y engrosan las filas en contra del fundamentalismo y el imperialismo. En ese proceso, amplían su presencia política junto a las masas, consolidan bases populares y acumulan fuerza social y autoridad política para plantear reformas, cambios y perfeccionamiento en el régimen, necesarios para este momento histórico. El resultado de esa línea de acción puede llegar a lanzar nuevos niveles de disputa en la sociedad siria, dentro de un ambiente de soberanía y unidad nacional.

La victoria está en las manos del pueblo sirio y en la solidaridad de todos los oprimidos del mundo. Por ello, es necesario combatir las ilusiones en relación al carácter de la disidencia en Siria y percibir la realidad existente para allá de ese terrible juego de sombras.

[3] La compleja configuración política y religiosa presente en el Medio Oriente, tratada de una forma más general y sintética, puede ser comprendida a partir de dos grande campos.

El campo conformado por tendencias fundamentalistas del sunnismo, que con sus diferencias internas convergen en una visión ortodoxa del Islã, en la cual se ubican el wahhabismo y el salafismo. El wahhabismo tubo inicio en el siglo XVIII, en Arabia Saudita con Muhammad binAbd al Wahhab, su pensamiento hace referencia al juramento de lealtad del musulmán al su gobierno y la adopción de la sharia - ley religiosa de Isla ortodoxo, que determina las bases del estado, del gobierno y de la organización de la sociedad a partir de una visión de la teocracia. Arabia Saudita, Qatar, Emiratos Árabes y Bahrein, todas monarquías sunnitas, siendo las dos primeras monarquías absolutistas, adoptan y buscan difundir el wahhabismo, a promover la persecución de musulmanes chiitas y de tendencias islámicas con influencia sufi (considerada una corriente herética, principalmente por no adoptaren la sharia) dentro y afuera de sus fronteras. Son aliadas estratégicas de los EUA en Medio Oriente, y tienen relaciones comerciales importantes con el crudo y armas. Al Qaeda es la organización wahhabita más conocida, financiada por la CIA en los 70 y 80 para combatir los soviéticos en Afganistán, se orientó en los 90 por una visión anti-occidental, sin despreciar, sin embargo, alianzas tácticas con el Occidente para combatir regímenes y organizaciones políticas laicas o religiosas de orientación chiita. Los salafitas, por su vez, vienen de la profundización del wahhabismo, son una corriente minoritaria dentro del islamismo sunnita, se fortalece en Libia, Túnez, Egipto e Iraq, luego la llamada "Primavera Árabe", con ataques en contra cristianos y musulmanes chiitas o sunnitas moderados. La Hermandad Musulmana, organización internacional fundada en Egipto en 1928 es el más grande exponente del salafismo.

[4] Organización de frente hoy en el gobierno, que tiene como integrantes 8 partidos, entre ellos el Partido Árabe Socialista Baath.

[5] Con destaque para el Estado de Israel e las monarquías de la región, en especial Arabia Saudita, Qatar y Emiratos Árabes Unidos.

[6] Basta recordar el fracasado golpe de estado en Venezuela, en abril de 2002, cuando RCTV (principal canal televisivo del país) anunció durante semana las manifestaciones en contra del Presidente Hugo Chávez y así ignoraba las manifestaciones en su favor. La rede de TV llegó incluso a anunciar detalles del golpe antes mesmo de los hechos en si.

[7] Conformada por el Partido Árabe Socialista Al-Baath - PASB, Partido Comunista Sirio - PCS, Partido Unión Socialista Árabe, Partido Nacional Socialista Sirio, Partido del Movimiento Socialista Árabe, Partido Nacional Al-Ahd, Partido de la Unión Democrática Socialista, Partido Sindicalista Socialista Democrático y el Partido Sindicalista Socialista.

[8] El panorama religioso presenta 74% de musulmanes sunnitas y cerca de 15% de chiitas (entre ellos alauitas y drusos) y otros 10% de cristianos. Referente a las etnias, 85% son árabes, la principal minoría son los curdos que llega a cerca de 13% de la población. Los alauitas, aunque no sean considerados islámicos por los demás musulmanes, se auto identifican como chiitas. Bashar al Assad (actual presidente) pertenece a ese sector. Debido a la naturaleza popular del chiismo, grande parte de los alauitas es partidaria del Baath. Los drusos, secta islámica de orientación chiita, consideraba hereje por los sunnitas, también apoyan al gobierno sirio. Grande parte etnia curda es de musulmanes sunnitas, sin embargo, son combatidos por los sunnitas wahhabitas porque tienen una teológica relacionada al sincretismo, que reúne elementos del Iazdaismo (antigua religión de la etnia) y influencias sufi. El Partido de los Trabajadores del Kurdistán apoya al gobierno sirio.

[9] Musulmanes que acusan otro musulmán de herejía. Los Takfiris, en ese contexto, son generalmente salafitas.

[10] New York Times, 21/06/2012.

[11] En un conflicto de esa naturaleza todo apoyo es militar. La oferta de equipos "no letales" por parte de las potencias occidentales intenta ocultar la opinión pública internacional, a omitir sus verdaderos intereses en la queda del régimen sirio. Nada garantiza que no son equipos militares, y aunque fuesen no letales, una guerra no se vence soló con armas y munición, alimentos, medicinas, instrumentos de comunicación y transporte son tan valiosos y decisivos cuanto fusil y balas.

[12] Fuente: Reuters 16/08/2012.

[13] Fuente: http://actualidad.rt.com 20/02/2012

[14] Fuente: http://www.independent.co.uk/ 13/06/2012

[15] Recientemente, se descubrieron nuevas reservas de gas en varios puntos del territorio sirio, con destaque para depósitos ubicados en su mar territorial.

[16] Fuente: New York Times, 26/08/2012

[17] Es importante reafirmar que los elementos que llamamos "Doctrina Obama" no son novedades en la política imperialista yanqui, con intensidades distintas se utilizaron en diversos gobiernos, principalmente luego la sistematización hecha por Henry Kissinger (Secretario de Estado de EEUU entre 1973-77). Lo que pretendemos con esa caracterización es dar refuerzo al registro proprio asumido por la administración de Barack Obama, no que se relaciona a la política exterior, distinta de la lógica de su antecesor, George W. Bush.

[18] Un ejemplo, para señalar la superficialidad de algunos análisis supuestamente revolucionarios, el atentado de 18 de julio a la sede de Seguridad Nacional Siria, en Damasco, que llevó a la muerte 4 generales del Ejército, fue celebrada por la prensa ultra-izquierdista brasileña y mundial como hecho de un "auténtico" levante revolucionario en Siria. Desconocen que tal operación (llamada "volcán de Damasco") fue dirigida por uno de los principales agentes de la CIA en Medio Oriente, el príncipe saudí Bandar ben Sultán ben Abdelazziz Al Saud, muerto por un atentado a bomba en el día 26 de julio, era hijo del Ministro de la Defensa saudí de 1963 hasta 2011, el príncipe Sultán. Bandar ben Sultán fue embajador en Washington (1983-2005) y tenía relaciones con George Bush, que pasó a ser llamado por la prensa norteamericana de Bandar Bush. Son superficiales esas lecturas que buscan valor revolucionario en un ataque organizado por la CIA y ejecutado por un príncipe de Arabia Saudí, una monarquía absolutista y aliada más importante de EEUU, después de Israel, en la región. Esos análisis no investigan los hechos, solamente hacen una interpretación a la sombra de un esquema. Para ellos, el dogma reemplaza el método.

[19] Respectivamente la estructura y militar de disidencia.

[20] Estrategia adoptada por EEUU en Yugoslavia en los 90, que llevó la división del país en diversos estados identificados por etnias (Eslovenia, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Servia y Macedonia). El fomento a las disidencias y el interrogatorio artificial de los estados plurinacionales son una de los lineamientos de actuación de la política exterior norteamericana.

[21] "Maplecroft de Gran Bretaña, que es especializada en gestión en riesgo estratégico, dice que nosotros estamos a atestiguar la banalización del Estado Sirio: "curdos no norte, drusos en las montañas del sur, alawitas en la región noroeste del litoral de montañas y la mayoría sunnita en otro lugar." Mahdi Darius Nazemroaya .Global Research. 15/08/2012.

[22] Levante que corresponde a la región geográfica donde se ubican Líbano, Siria, Jordania, Palestina e Iraq.

[23] “(...) Disolución total del Líbano en cinco provincias actúa como un antecedente para todo el mundo árabe, donde también se ubican Egipto, Siria, Iraq y en la Península Arábiga y ya se sigue esa línea. La disolución de Siria y de Iraq, más tarde, en áreas definidas por etnia y religión, como en Líbano, es blanco primario de Israel en la frente oriental, a largo plazo, mientras la disolución del poder militar de los Estados sirve como el destino de curto plazo. Siria va desmoronar, de acuerdo con su estructura étnica y religiosa, en varios estados, como en el actual Líbano, de modo que habrá un estado chiita Alauita, al largo de su costa, un estado sunnita en la área de Aleppo, otro estado sunnita en Damasco, hostil a su vecino del norte, y los drusos, que va a crear un estado, quizás en nuestra Golan (Israel), y ciertamente en Hauran y en norte de Jordania. Ese estado de cosas va a ser la garantía de paz y seguridad en la región, a largo plazo, y que el objetivo ya esta al nuestro alcance hoy."YINON, Oded, A Strategy for Israel in the Nineteen Eighties,1982. Publicado en el Periódico KIVUNIM, bajo responsabilidad del Departamento de Publicidad de The World ZionistOrganization, Jerusalén.

Fuente:http://members.tripod.com/alabasters_archive/zionist_plan.html

[24] Tales provocaciones turcas empezaron hace meses. En el día 22 de julio de 2012, un caza turco fue blanco de la fuerzas Sirias cuando invadió el espacio aéreo de ese país. Ninguna retractación fue hecha por el gobierno de Ancara.

[25] Otra práctica muy similar a la utilizada en el intento de golpe en Venezuela en 2002.

[26] Misma táctica simbólica utilizado por los rebeldes libios anti-Gadaffi, que han resucitado la bandera de la finada monarquía de aquello país.

[27] Es importante recordar las iniciativas históricas en ese sentido con la breve unificación en la República Árabe Unida (Siria y Egipto) en 1958 hasta 1961, con la participación del Yemen del Norte se conforma los Estados Árabes Unidos. Iraq en 1960 también estuvo en negociación para adherir el nuevo arreglo estatal, pero la unidad no se consolidó y colapsó en 61. Y el intento entre 1972 hasta 77 de la creación de la Confederación de Repúblicas Árabes que abarcaría a Siria, Egipto y Libia.

[28] Ver entrevista con Tony Cartalucci, analista político. Escribe para Global Research y Activist Post.

Disponible en: http://www.resistir.info/moriente/cartalucci_18set12.html

[29] Hamas (grupo dirigente en la Franja de Gaza/Palestina) discute la transferencia de la oficina de la organización para Doha (Catar) o El Cairo (Egipto). En las últimas semanas, la dirección del Hamas se presentó públicamente en compañía de delegados de los Al Thani (familia real del Catar).

Fuentes:http://www.bbc.co.uk, http://mtja.com.br/,http://www.estadao.com.br.

[30]Fuente: “Hezbollah envió combatientes para apoyar Bashar Al-Assad “ fuente: http://portuguese.ruvr.ru/ 02/10/2012

[31] Si las reivindicaciones democráticas representasen el combustible de las revueltas, las monarquías sunnitas de la península Arábiga no estarían en relativa calma con relación a los conflictos sociales (excepto Bahrein que contó con algunas manifestaciones de mayoría chiita), mucho menos estarían apoyando movimientos "democráticos" de oposición en Siria. Apoyan eses movimientos justo por no ser democráticos, mucho menos sirios, pero por ser pro-occidente y sunnitas wahhabitas.

(Estudio exploratorio de la coyuntura de Siria. Finalizado el 08 de octubre de 2012)

**Politólogo, miembro del Cedebrás e del Consejo Editorial de La Revista "Bandung". Es militante de las Brigadas Populares

CiU: la doctrina del miedo

Esther Vivas

“Tensar la ley hasta allí donde esté permitido y un poco más” prometió el consejero de Interior de la Generalitat Felip Puig al poco de ocupar su cargo. Y así ha sido. Desde el inicio de la legislatura de CiU se ha abierto una página web para delatar a manifestantes que después fue cerrada ante el creciente rechazo social, se han arrestado a más de cien personas desde la Huelga General del 29M por haber participado en piquetes, se han llevado a cabo varias detenciones preventivas y, además, tres personas han perdido un ojo por el uso de pelotas de goma de los Mossos d’Esquadra y varias han sufrido heridas por cargas policiales.

La doctrina Puig no sólo busca “tensar la ley” sino que tiene como objetivo infligir miedo. Y así lo vimos anteayer en la jornada de Huelga General. Nombraremos sólo dos hechos. Al mediodía en Tarragona una carga policial indiscriminada contra los manifestantes acabó con un niño de 13 años herido en la cabeza tras los golpes recibidos por parte de los Mossos. Las personas que increparon a los agentes por dicha actuación recibieron también varios porrazos. Por la tarde en Barcelona, los Mossos cargaban violentamente en Via Laietana. El uso de pelotas de goma provocó varios heridos, entre ellos una mujer a quien reventaron el globo ocular izquierdo, tuvo que ser operada y perderá la visión de un ojo.

Ante estos hechos, Felip Puig declaraba ayer que el niño de 13 años fue herido por “mala suerte” y que el agente que lo golpeó actuaba “en defensa de su persona” frente a los manifestantes que, por cierto, huían corriendo tras la carga. Las imágenes de este vídeo dan otra versión de los hechos: la de un niño que es golpeado una vez en la carga y otra mientras se protegía inmóvil en el suelo. ¿Mala suerte?

Respecto a los hechos de la tarde en Barcelona, donde una mujer resultó herida en un ojo, según Puig no se dispararon pelotas de goma. Los vídeos y los testimonios cuentan, pero, una versión muy distinta: varias pelotas de goma fueron disparadas contra los manifestantes. Algunas de ellas incluso a muy corta distancia. Ayer uno de los hashtags más utilizados en twitter por activistas sociales era #CiUesviolencia. No es casualidad.

Tiene que haber “más miedo la sistema” afirmaba en una entrevista Felip Puig meses atrás, para justificar el endurecimiento del Código Penal. Miedo a manifestarse… no sea que te detengan, te multen, te golpeen o incluso llegues a perder un ojo por el impacto de una pelota de goma. Nos quieren con miedo a salir a la calle y a luchar. Ante una pérdida de legitimidad galopante de las instituciones y del poder político, la represión es cada vez más el arma recurrente para mantener el orden social.

La asociación Stop Bales de Goma trabaja desde sus orígenes, en el año 2010, para que las pelotas de goma sean prohibidas, como sucede en muchos otros países de Europa. En el Estado español, 23 personas han perdido un ojo desde 1990, por el impacto de estos proyectiles y otras muchas han resultado heridas en el pecho, la mandíbula, las orejas, las piernas, etc. A muchos políticos, como el Sr. Felip Puig, les preocupa más el coste de unos escaparates rotos o del inmobiliario urbano que el que tiene para una persona la pérdida de un ojo. La fotógrafa Francesca Oggiano retrató cruda y brillantemente lo que significa para un joven perder un ojo por el impacto de una pelota de goma en The Stolen Eyes (Los ojos robados).

Varios episodios de violencia policial se han vivido en Catalunya desde la era Puig. Los más destacados: el desalojo de los indignados de Pl. Catalunya el 27 de mayo de 2011, que se saldó con más de 120 heridos y por el cual medio centenar de personas se querellaron contra Felip Puig y otros cargos políticos y policiales. Y la intervención policial en la manifestación de la Huelga General del 29 de marzo en Barcelona con uso de gases lacrimógenos y pelotas de goma, que concluyó con centenares de personas heridas.

En la celebración este año del Día de las Esquadres, el comisario general de coordinación territorial de los Mossos David Piqué comparó a la gente que protesta con “ratas”. Y afirmó, ante la presencia de Felip Puig, “a los que quieren destruir con violencia el modelo de sociedad elegido democráticamente que la policía les irá a buscar y lo pagarán caro”. Y añadió: “Pueden esconderse donde quieran, porque les encontraremos. Ya sea en una cueva o en una alcantarilla, que es donde se esconden las ratas, o en una asamblea, que no representa a nadie, o detrás de una silla de universidad”. Fue el discurso más aplaudido de la jornada.

Objetivo: deshumanizar a quienes protestan. Y legitimar, así, su criminalización y represión. Anteayer, en las cargas policiales en Barcelona, varios manifestantes oyeron como se les gritaba: “Muévete rata”. La doctrina del miedo es la que impulsa CiU. La otra cara de la doctrina del shock, de los recortes y los ajustes.

Fuente: http://esthervivas.com/2012/11/16/ciu-la-doctrina-del-miedo/

14N, algo más que una huelga

John Brown

La huelga del 14 de noviembre supone en la historia social reciente del Estado español y de Europa una novedad fundamental. En primer lugar, se trata de una huelga social y política, mucho más que laboral y económica, pero se trata también de una huelga, tal vez la primera en las últimas décadas, que empieza a cobrar una dimensión europea. La naturaleza de la movilización, pero también su extensión geográfica, desplazan radicalmente el marco clásico de la huelga, tradicionalmente dirigida contra las empresas capitalistas y contenidas en el territorio de los Estados, de modo que puede uno preguntarse si no estamos ya ante otro tipo de fenómeno, que sólo por no disponser de otro término, seguimos llamando "huelga".

En la última entrada de su excelente blog La revuelta de las neuronas, Jorge Moruno insiste en el carácter político de esta huelga. Se apoya en una reflexión del Roto, que integraba en una de sus últimas viñetas este diálogo: "-Vuestra huelga es política. -Sí, pero vuestra política es negocio." La huelga es política porque la política representativa de gobiernos y parlamentos de los capitalismos democráticos ha devenido en puro y simple negocio. Esto no es anecdótico, pues supone que la separación liberal fundamental entre política y economía, o política y sociedad civil propia de la dominación liberal se ha desvanecido, haciendo verdad el dictamen de Gramsci según el cual "la verdad efectiva del Estado reside en la sociedad civil". El liberalismo, hoy como en tiempos de Antonio Gramsci, es una política de Estado, una política de hegemonía de clase que instituye una divisoria entre el ámbito político de la decisión soberana y el ámbito "natural" de la economía. Pues bien, esa divisoria, simplemente ha caido. La política es economía y la economía es política. Esto hace que los viejos aparatos soberanos y representativos cambien radicalmente de función. Los aparatos disciplinarios de Estado que antes producían mediante la cárcel, la escuela, el ejército, la fábrica y otros dispositivos de encierro, sujetos normalizados, aptos para entrar en el espacio "natural" del mercado han perdido hoy su lugar central. Hoy, en esta sociedad donde el gesto que fabrica las condiciones del mercado, las mantiene y las reproduce no es un gesto del Estado sino el efecto de un mecanismo de la propia economía que asimila y a la vez genera nuestras formas de vida, el Estado ha perdido su autonomía. El Estado es una entidad privada y su derecho público es puro derecho privado. Este Estado endeudado, gestor de los intereses de sus acredores y de la deuda pública y privada del capital financiero del que es representante y agente, no puede ya ni siquiera darse la apariencia de una entidad pública que gobierna mediante la ley y con vistas al interés general. El Estado en la Europa actual es mero agente del capital financiero, cruel "cobrador de alcabala". De ahí que todo enfrentmiento contra el capital implique directamente al Estado y que sólo haya ya huelgas políticas.

El propio espacio de la empresa como lugar de la organización de la producción y gobierno del trabajo está profundamente trastocado por el hecho de que la producción no tenga hoy tiempos ni lugares precisos. Hoy la fábrica, el taller o la oficina son cada vez menos los centros principales de producción de valor. Incluso la relación jurídica salarial sólo cubre una parte ya minoritaria y menguante de las relaciones de producción efectivas. Gran parte del trabajo es hoy trabajo precario y difuso, trabajo temporal e intermitente, trabajo cognitivo y afectivo, trabajo que ya no relaciona a un trabajador con un patrón sino a toda singularidad humana con una multitud indefinida de otras singularidades que, de múltiples maneras, colaboran con él en la producción social, no sólo de las mercancías, sino de la propia sociedad. El trabajo, como tanto han recordado Antonio Negri y Michael Hardt en los últimos años, rodeados del sarcasmo de los nostálgicos de la vieja clase obrera, ocupa hoy todo el espacio de la vida, es producción biopolítica. Producción de la vida como orden político. El trabajo produce formas de vida en las que se integran producciones materiales y simbólicas o, mejor dicho producciones materiales que son siempre simbólicas y producciones simbólicas que siempre son materiales.

La "huelga" del 14N se ha producido esencialmente en ese plano biopolítico donde la distinción entre política y economía ha dejado de ser pertinente. De ahí que, para medir su éxito, sea insuficiente recurrir al consumo de energía. Este sólo mide la actividad en la industria, pero no nos dice gran cosa sobre la producción de los 6 millones de parados, de las amas y amos de casa, de los ancianos, de los trabajadores intermitentes, de los trabajadores cognitivos, de los estudiants y demás jóvenes sin futuro etc. Para muchos de ellos, la actividad no disminuye, sino que aumenta, en un día de "huelga", pues muchos de ellos se informan, discuten, viven más, construyen socialmente la huelga como acontecimiento mediante multitud de gestos en multitud de espacios. La huelga industrial del 14N fue importante, pero si el 14N fue un éxito no fue solo porque pararan las fábricas o los polígonos industriales, sino porque una ingente multitud orientó su actividad a luchar contra la reproducción del orden existente y a construir la resistencia y la respuesta a la agresión del capital. De ahí, el enorme éxito de las manifestaciones que han tenido lugar hasta en rincones del país poco acostumbrados a grandes movilizaciones como Ponferrada o Don Benito y un sinnúmero de otras localidades que el ciudadano medio de las grandes ciudades apenas sabe situar en el mapa, pero que forman parte -una parte esencial- del tejido metropolitano, de las redes de cooperación biopolíticas que hoy hegemonizan lo que queda de las otras formas de producción. La lucha -y la producción- de los mineros asturianos o la de los campesinos del SAT es hoy plenamente metropolitana gestionada y se organiza a través de redes flexibles y abiertas.

Otro elemento que trastoca el marco habitual de la huelga es que esta adquiera una dimensión europea. El 14N fue un acontecimiento centrado en la Europa del Sur, la más afectada por el pillaje de la deuda, pero ese Sur está desbordando hacia el norte. En Bélgica, donde vivo, se paralizaron los trenes y los autobuses de Valonia, hubo manifestaciones importantes en Bruselas y otras ciudades y se multiplicaron los gestos y actos de solidaridad hacia la lucha de los pueblos del Sur del continente. No se puede negar ya que, igual que la producción metropolitana desborda las actuales metrópolis implicando los espacios de lo que denomina Jónatham Moriche la "ruralidad", también supera las fronteras de los Estados, pues los mercados y la cooperación ignoran las fronteras y los trabajadores de todos los tipos colaboran en el espacio europeo ignorando sus divisiones territoriales. Por ello mismo luchan juntos contra una misma dominación de clase y unas políticas de explotación que no se limitan a ningún Estado concreto.

La lucha contra la austeridad sólo tiene sentido si es una lucha contra la deuda ilegítima, la deuda contraida por nuestros gobiernos para defender no ya el interés común sino intereses privados como los de la banca y el capital financiero. En varias ciudades los piquetes de huelga, compuestos por sindicalistas, pero en muchos casos también por jóvenes y estudiantes y otras personas integradas en el movimiento 15M, se reconvirtieron en piquetes antidesahucios y piquetes de propaganda contra los bancos y el poder de la finanza. De este modo, la huelga supera con mucho una mera suspensión de la actividad laboral y se convierte en pacífica insurrección ciudadana contra el capital financiero y sus agentes políticos. (Cuando esto no ocurre y la huelga permanece en un ámbito económico que ya no existe como tal está condenada al fracaso. Como dijo Sarkozy a los sindicatos franceses: "a mí no me importa que hagáis huelgas, porque nadie las nota".) La huelga es huelga política porque es inseparablemente huelga económica, porque se sitúa, más allá de las ilusiones de la legitimidad y la representación, en el plano real de la dominación y de la lucha de clases. La multitud hace así de la clase obrera y de todos los demás trabajadores un proletariado en lucha contra los expropiadores y reivindica el libre acceso a los comunes que ella misma produce: salud, enseñanza, vivienda, alimentación, cultura, ocio, etc. La multitud y no la clase obrera es el sujeto proletario inasimilable por el sistema, aquél cuya hegemonía determina el éxito de las movilizaciones.

La respuesta del Estado ante la huelga ha sido la habitual. Primero intentar ignorarla en las declaraciones públicas, luego intentar machacarla mediante la intervención paramilitar de una mal llamada "fuerza pública". La policía actuó con la habitual arbitrariedad y brutalidad deteniendo e hiriendo a centenares de personas. No sirvió de nada las últimas veces, tampoco el 14N les sirvió de nada. A pesar de las intimidaciones, la huelga fue un éxito de grandes dimensiones. La violencia del poder en este caso es la violencia desesperada de un Estado que intenta mostrar que es soberano, que quiere hacernos creer que aún puede imponer el orden amenanzando incluso de muerte a los súbditos a través de ese "grupo de hombres armados" en que, según Lenin, se resume el núcleo duro del Estado a la hora de la verdad. Sin embargo, estos son meros aspavientos, mera escenificación melancólica de un poder que no existe y que, en realidad, tal vez no haya existido nunca. La violencia policial se ha vuelto ridícula y objeto más de desprecio que de miedo para la gente. Las cargas son hoy como el túnel de la bruja de las ferias, igual de patéticas. La diferencia es que la bruja del túnel es particularmente bestia y se toma demasiado en serio su papel. Hasta que se harte de ese trabajo de mierda o alguien le quite la puñetera escoba.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=159371&titular=14n-algo-m%E1s-que-una-huelga-

lunes, 12 de noviembre de 2012

Dalí y el fascismo

Vicenç Navarro


La transición española de la dictadura a la democracia tuvo lugar bajo el dominio de las fuerzas conservadoras que controlaban el aparato del Estado fascista desde 1939 hasta 1978. El liderazgo de las fuerzas democráticas acababa de salir de la cárcel o devuelto a España desde el exilio y no pudieron igualar los enormes poderes que la ultra derecha tenía en las instituciones políticas y en los medios de comunicación donde el control era casi absoluta. Movilización de los trabajadores en contra de la dictadura había sido fundamental para poner fin a esa dictadura. De 1974 a 1976, España registró el mayor número de huelgas que existían en Europa, golpea para poner fin a la dictadura. Franco murió en la cama pero la dictadura terminó en las calles, con movilizaciones de los trabajadores. Esa presión popular era capaz de modificar pero no romper, sin embargo, el aparato del estado dictatorial.

El enorme poder de las fuerzas ultra-conservadores y la debilidad de la dirección política del movimiento democrático de izquierda impidió el establecimiento de una democracia plena y, en consecuencia, las fuerzas conservadoras mantienen una enorme influencia en la vida política y cultural de España. Eso explica las dificultades que las fuerzas progresistas en España han tenido en la corrección de la historia oficial promovida por las fuerzas conservadoras post-franquistas en el país.

Un ejemplo de esta incapacidad para cambiar la historia "oficial" es como Dalí se presenta al público. Hay toda una industria destinada a la promoción de sus pinturas y su vida. Y Dalí es una figura importante celebrado en España. Recientemente, el principal teatro de la ópera de Barcelona - el Liceu - mostró una ópera dedicada a Dalí. Y Cadaqués, uno de los lugares de la costa del Mediterráneo catalán donde la burguesía catalán pasa sus vacaciones, tiene un monumento en la plaza principal de la ciudad con su figura.

Dalí fue, sin embargo, una persona con claras posiciones fascistas. Los medios de comunicación han mantenido un silencio cómplice al respecto. En las raras ocasiones en que la política aparecen en la biografía oficial de Dalí, su apoyo a la dictadura se explica como su intención de estar en buenos términos con el aparato de ese estado con el fin de evitar el pago de impuestos, la percepción general, celebrada en Cataluña y España , donde el fraude fiscal siempre ha sido una práctica generalizada entre los ricos. Esta colaboración con la dictadura se trivializa porque en la comunidad de los ricos (entre los que Dalí era una figura prominente) todos practicaban el fraude fiscal. A excepción de esta pieza de información que por lo general aparece como una nota al pie, nada se dice acerca de la fuerte participación de Dalí con el fascismo. Es así como el dominio de las fuerzas conservadoras aparece en la conformación de la percepción en el mundo del arte. El equivalente de esta situación en los Estados Unidos sería si Kennedy Center de Washington fuera a dedicar un musical completo a la figura de Ezra Pound, el defensor estadounidense de Mussolini, que ha sido debidamente condenado al ostracismo en la comunidad de escritores de los EE.UU..

En su libro detallado y excelente en Dali, Ian Gibson ha documentado la identificación de Dalí con el fascismo en España, desde el primer momento. (La vida de Salvador Dalí vergonzoso. Faber and Faber, 1997). Durante la guerra civil, Dalí nunca salió en apoyo de la República. No colaborar, por ejemplo, en la Exposición Universal de París en 1937, donde Picasso presentó su Guernica, destinado a recaudar fondos para la causa republicana. Y pronto se hizo explícita su simpatía por el golpe fascista de 1936 y la dictadura que estableció en una carta a Buñuel, un cineasta muy conocido en España. Él hizo explícita y conocida su admiración por la figura y escritos del fundador del partido fascista español (La Falange), José Antonio Primo de Rivera, y se utiliza en sus discursos y escritos de la narrativa fascista y expresiones (tales como el llamado fascista " Arriba España "), en referencia a la función especial que España tenía en la promoción de los sueños imperiales sobre otras naciones. Él simpatizaba con las ideas antisemitas de Hitler y celebró alianza de Franco con Hitler y Mussolini contra Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos. También celebró la "solución al problema nacional" en boga en los círculos nazis y fascistas en ese momento.

Dalí se convirtió en el principal defensor de la dictadura de Franco en el mundo artístico. También fue, como el fascismo español era, muy cerca de la Iglesia y al Vaticano del Papa Pío XII, lo que indica que el arte moderno debía basarse en el cristianismo. Su lealtad a la dictadura fascista continuó hasta el final, la defensa de las políticas de Estado terroristas que incluyeron asesinatos políticos, incluso en los últimos momentos de la dictadura. Pocos meses antes de morir, Franco firmó las órdenes de ejecución de cinco prisioneros políticos, lo que creó un gran revuelo internacional de protesta. Dali defendió las órdenes de Franco de ejecución, lo que indica que muchas más sentencias de muerte debería haber sido firmado por el generalísimo, a quien se refirió como "el héroe más grande de España". Franco es el personaje español que ha matado a más españoles en la historia española, (120.000 de ellos todavía están desaparecidos, sin conocimiento de dónde están enterrados).

Todos los hechos están bien documentados en el libro de Ian Gibson, pero rara vez, si acaso, en que aparecen en la prensa española. En realidad, La Vanguardia, que pertenece a la familia Godó, (uno de los principales del golpe de Estado fascista y que solía ser el gran defensor de la dictadura española y ahora se ha convertido en el principal papel conservador de Cataluña), sigue publicando artículos sobre la vida de Dalí, sin hacer jamás referencia a estos acontecimientos.

Las clases populares, sin embargo, tienen una memoria. Dalí era odiado por las fuerzas democráticas. Cuando Franco murió, Dalí huyó de Cadaqués, temiendo por su vida. En 1976, durante los últimos años de la dictadura, una bomba fue descubierta debajo de su asiento habitual en el restaurante principal en Barcelona. Y pronto se dio cuenta de que su vida y su patrimonio podría estar en peligro si las fuerzas democráticas iban a ganar. Pero subestimó el poder de esas fuerzas ultra-conservadores que eran leales a él. El Rey Juan Carlos I, nombrado por el general Franco, se convirtió en el jefe del Estado y de las fuerzas armadas en la democracia recién establecida y extendió su protección a todas las grandes figuras del establishment fascista como Dalí. Y, un monumento con su estatua fue criado en Cadaques.

http://www.vnavarro.org/?p=7701

Articulo Publicado por Vicenç Navarro en la revista Counterpunch, La Revista Progresista de Mayor Difusión de ESTADOS UNIDOS. 23 de mayo de 2012.

Un libro de Chomsky reúne simbolismos y verdades

Por Domingo Riorda

 
Primero los  simbolismos. El libro es de Noam Chomsky fanático del lenguaje. Aboga por la precisión y  el rol de la palabra. No es irreverente para el famoso lengüista recordar que la Biblia Hebrea, Antiguo Testamento en el idioma del cristianismo, hace uso y re-uso del poder de la palabra.  También es válido mencionar que hubo ilustres intelectuales que catalogaron ese uso como una cuestión mágica.

El título del libro es “Ilusionistas” Término íntimamente relacionado a la magia. Esa presentación escénica que opera desde un personaje en un escenario de Teatro pero también en el espacio del papel confeccionado como libro donde las palabras despiertan efectos que el lector no esperaba. Inesperados escenarios como el que  encuentra un personaje de Arrabal del mundo  donde  Pedro Orgambide, su autor,   detalla que “Imaginó otra luna: la del imperio árabe, las insignias en las velas de una embarcación en el Mediterráneo” que lo transporta en la imaginación hasta verse  combatiendo “al lado de Copérnico, de Galileo y de Servet”

Chmosky recrea esa expresión, “Ilusionista”, acompañado por el marco ofrecido por  la Editorial que publica su libro, que, por esascuestiones del destino, del hado,  ¿o de la magia?, se llama  Irreverentes. Alguien, más dotado podría analizar esa asociación de términos Chonsky-Ilusionistas-Irreverentes.

El desafío sería que pudiera explicar la trilogía sin utilizar términos sobrenaturales como los de destino o casualidad o magia. Sospecha instalada de que no podrá porque la auscultación de Chomsky recrea las posibilidades inmensas de la palabra que desnuda el escenario mitológico que  vive esta época disfrazada de racionalista.

Introducirse en la vivencia  del simbolismo es dar curso a las ensoñaciones de creaciones inesperadas al estilo de Alicia en el país de las maravillas. Así germina  la imaginación para sostener que Ilusionista no puede desprenderse del rol, inesperado, subyugante, increíble, que ocupa América Latina en el concierto internacional dado que la traducción en  castellano es responsabilidad de Jorge Majfud, intelectual uruguayo, semi-escondido, tal vez por sus verdades o porque es de un pequeño país.

Segundo el contenido. Chomsky desnuda  la crisis económica actual que la ve como una herramienta para que poca gente se enriquezca más  velozmente y en mayor cantidad. Enjuicia el sentido de la democracia que se practica en este tiempo y la falsedad de la imaginaria  llamada realidad.

La tiranía del dinero, un tema que también preocupa a Jorge Majfud,  es tratado con la justeza y la ironía anarquista que suele hacer uso Chomsky. Algunas de sus afirmaciones.

"Hay constantes importantes que debemos tener en cuenta. Una de esas constantes consiste en que aquellos que controlan la vida económica de un país también suelen tener una enorme influencia sobre la política de Estado de ese país".

"Hoy en día los amos de la humanidad son las corporaciones multinacionales y las instituciones financieras. No obstante, la lección histórica sigue siendo válida y ayuda a explicar por qué el complejo estatal-corporativo es realmente una amenaza para la libertad y, de hecho, para la supervivencia de la especie"

Las elecciones de Estados Unidos “son más o menos compradas, y que los compradores esperan ser recompensados. Así sucede en todo tiempo”. De allí   opina que  Estados Unidos es uno de los responsables importantes de la actual crisis mundial.

De todas formas Chomsky es un gran Ilusionista. También férreo soñador de sueños reales. Por ello insiste en ofrecer herramientas para construir un futuro en libertad y desmontar las mentiras del capitalismo,+ (PE)
 

Josep Fontana y Enric González o qué ocurre en Cataluñ


Posted by Enric González
Josep Fontana (Barcelona, 1931) es uno de los más prestigiosos historiadores españoles. Fue discípulo de Jaume Vicens Vives y se especializó en historia económica contemporánea. Militó en el PSUC de la clandestinidad, pero se distanció de él durante la Transición. Ahora se declara favorable a la independencia de Cataluña bajo ciertas condiciones. Esta conversación se desarrolla en su domicilio, un piso muy cercano al Paralelo barcelonés.
Usted fue discípulo de Jaume Vicens Vives.
Sí, entre otros.
En las próximas elecciones catalanas, ¿qué cree usted que votaría Vicens Vives?
Es difícil saberlo. Por extracción social y por manera de pensar, la lógica dice que habría votado por CiU. Pero si hubiera vivido todos estos años habría pasado por tal cantidad de desengaños y cabreos que dudo mucho que lo tuviera claro.
Hablando de desengaños, ¿tiene alguna cosa que ver el colapso de las alternativas revolucionarias con lo que está ocurriendo en Cataluña?
El colapso de las alternativas tiene que ver con todo. Es un factor determinante. El sistema establecido se siente seguro y tranquilo porque por primera vez desde 1789 puede dormir bien, no hay ninguna amenaza global que parezca que pueda desmontar el sistema. Sin este fracaso de quienes pensaban que era posible una alternativa es evidente que todo habría ido de manera muy diferente, especialmente la forma en que se hace el reparto de los beneficios entre unos y otros. Entre 1945 y 1975 se vive una etapa feliz en los países desarrollados, porque el reparto equitativo de los beneficios de la productividad permite mejorar los salarios, el nivel de vida y el consumo. Pero llega un momento, en 1968, que demuestra que ni en Occidente (el Mayo de París) ni en Oriente (la Primavera de Praga) existe la posibilidad de cambiar las cosas desde abajo. El mundo empresarial y financiero decide que no hace falta hacer más concesiones. Y con Ronald Reagan y Margaret Thatcher comienza la lucha contra los sindicatos; lo que Paul Krugman llama “la gran divergencia”, que sigue vigente actualmente, entre los ingresos de los de abajo y las clases medias y los ingresos del 1%, los más ricos. Esto lo determina todo.
En el caso de Cataluña se plantea un proceso…
Lo que quiero decir es que esto determina en buena medida el proceso de lo que llamamos crisis. La crisis es un momento en un proceso más largo, que es este que llamaba de la divergencia, que comporta la destrucción de los servicios sociales y el Estado del Bienestar. Es evidente que nadie es inmune a este proceso, que, por otro lado, explica el retroceso de las izquierdas. La socialdemocracia ya se había adaptado previamente. Puede decirse que la actuación del grupo formado por Bill Clinton, Tony Blair y Felipe González tiende a favorecer el proceso. Las medidas que más propician la especulación que desemboca en la crisis de 2008 se dan durante la etapa de Clinton, cuando se anulan las leyes que impedían usar los depósitos bancarios para especular. Y a la izquierda de la socialdemocracia… quizá lo más serio que queda con cierta capacidad de movilización son los sindicatos, que en Europa aún tienen alguna importancia —aunque mucha menos que antes—, pero en Estados Unidos están casi destruidos: solo quedan los sindicatos de los trabajadores públicos, como los de profesores, que son los más perseguidos y abominados, como toda la educación pública.
Volviendo a Cataluña: solía decirse que el nacionalismo es de derechas.
Estamos confundiendo cosas. En primer lugar, es difícil definir qué es eso de “nacionalismo”. Por ejemplo, en este momento hay tres planos diferentes. Por un lado, los que se manifestaron el 11 de septiembre como una respuesta popular bastante espontánea, estimulada por el malestar general ante la crisis pero que retomaban, evidentemente, un sentimiento identitario. Este sentimiento existe, no lo han creado ni la escuela ni los partidos, y está ahí desde el siglo XVIII. Una de las cosas que señala el historiador Pierre Vilar es la repetición en la historia de Cataluña de momentos en que, ante diversas circunstancias, los catalanes tienden a afirmar su identidad. Un caso concreto: cuando en 1840 se produce el primer derrumbe de las murallas de la Ciudadela [la fortaleza creada por Felipe V para dominar Barcelona tras la Guerra de Sucesión] y Espartero reacciona bombardeando la ciudad, surge un grupo de miembros de las Milicias que protestan y explican que han demolido la Ciudadela porque era una acción de la tiranía que usurpó unos terrenos que pertenecían a la gente y acaban diciendo: “Lo hemos hecho porque somos libres, porque somos catalanes.” Por lo tanto, hay un plano que es este: la existencia de un sentimiento de identidad, al cual la incomprensión por parte de la mayor parte de los estamentos dirigentes de la política española no hace más que ofender continuamente.
Después está el plano del uso de todo esto de cara a unas elecciones. Este es otro plano, sin otra finalidad que conseguir la mayoría absoluta partiendo de unas afirmaciones que no se creen quienes las efectúan. Lo digo porque estos días he tenido ocasión de hablar con un dirigente importante de uno de los dos partidos [de la coalición Convergència i Unió] y acabó reconociendo que lo máximo que se podía esperar, se hiciera lo que se hiciera, era ganar algunos derechos. Pero evidentemente a las elecciones se va con un mensaje equívoco, para que los próximos cuatro años transcurran entre negociaciones sobre alguna forma de consulta con la absoluta certeza de que no se podrá ir más allá.
Y un tercer plano consiste en un planteamiento serio de la opción de ir hacia la formación de un Estado [catalán], si es que eso tiene sentido en estos momentos en que, hablando de independencia, uno tiene dudas muy serias de que España sea un país independiente. Si el presidente del Gobierno español anuncia una semana y otra determinados propósitos y a la semana siguiente ha de rectificar porque así se lo mandan… ¿qué medida de independencia es esta? Dejando esto de lado, se puede partir del hecho de que existe una doctrina del derecho de autodeterminación que se supone que está escrita en las listas de derechos reconocidos por las Naciones Unidas, pero que nadie ha dejado nunca que funcionara excepto cuando les convenía. Lo ofensivo es que durante la Transición tanto el PCE como el PSOE se llenaban la boca…
Con el “derecho a la autodeterminación de los pueblos de España”.
Es una de las cosas más sangrantes. Habría que hablar de eso. Hace poco se publicó un libro de memorias de un exdirigente de los servicios de inteligencia donde se explicaba que, en la época en que el PSOE negociaba su legalización, Felipe González dejó claras dos cosas: que de ninguna manera permitiría un concierto económico para Cataluña, porque era algo que según él solo interesaba a la alta burguesía catalana, y que nunca toleraría un partido socialista catalán que fuera independiente del PSOE. Eso lo decía en privado mientras en público defendía el derecho de autodeterminación.
En gran medida la Transición fue eso: un juego de doble lenguaje.
En realidad lo es habitualmente toda la política, de manera que uno se pregunta: “¿Qué debemos creernos?” Yo tengo tendencia a creer muy poco.
Si las fuerzas políticas dominantes en Cataluña creen que esto no tiene un más allá y determinadas circunstancias indican que, efectivamente, es difícil que vaya más allá, ¿no se corre el peligro de generar más frustración, tanto en la sociedad catalana como en gran parte de la sociedad española?
Quienes más hablan saben que no hay nada que hacer, pero existe un pequeño grupo de la izquierda, con menos intereses oscuros, que sí cree. Aquellos para quien esto puede ser importante, muy especialmente CiU, son perfectamente conscientes de que tendrán que inventar una forma de negociar sobre la consulta que les dure unos cuantos años para, por un lado, resultar incómodos y presionar al Estado; y, por otro lado, conseguir alguna cosa sin dejar de aparecer como víctimas porque no se quiere atender una propuesta tan simple como la consulta. Y vivirán de esto durante una buena temporada esperando que el tiempo cambie y las cosas se presenten mejor. El ejercicio de engaño que se ha practicado con el tema de Escocia es alucinante. Esto de explicar a la gente que el Gobierno británico ha aceptado que en Escocia se haga un referéndum vinculante… es una absoluta mentira. Seguramente, si nos fijamos bien, nadie lo ha acabado de decir de manera clara y concreta, pero se ha dejado entender que era así dentro de una especie de fábula que venía a decir que tenemos que hacer lo mismo y conseguir un referéndum cuyos resultados nos permitirán negociar cómo separarnos.
El caso de Escocia es diferente porque sigue siendo un reino distinto al de Inglaterra, aunque compartan reina.
Sí, pero en estos temas los orígenes históricos son difíciles de utilizar como instrumento legitimador. La historia sirve para recordarla y se usa como conviene. No creo que este sea el problema. El problema auténtico y real es que no hay nada más que la propuesta de un referéndum, que supongo que los ingleses confían en que levante tantos miedos que quede en nada. Cuando en los últimos tiempos de la Unión Soviética, ya con Gorbachov, se planteaban cómo organizar consultas de este tipo de cara a la independencia de los países bálticos, las reglas que se querían usar exigían no solo un referéndum con una alta aprobación, sino también una aprobación por parte del resto de los ciudadanos de la Unión Soviética. Se supone que un acuerdo de este tipo tendría que ser consentido por ambos bandos. Todo ello implica un grado tal de complejidad que resulta difícil tomárselo en serio. Aparte de que si estás metido en unos sistemas como son la Unión Europea y la OTAN, los grados de independencia son más bien de escasa entidad.
¿Por qué España ha fracasado en su intento de homogeneizar nacionalmente su territorio, a diferencia de Francia, que supo hacerlo muy bien?
Cuando se produce la anexión (cosa que ocurre después de 1714, porque hasta aquel momento el Principado era un Estado que tenía leyes propias y un sistema político diferente al de la Corona de Castilla, que funcionaba con unas Cortes que aprobaban las leyes con algo muy moderno como era una Hacienda que controlaban las instituciones y no el monarca), se hace entre sociedades que tienen grados de desarrollo diferentes.
Cataluña en aquel momento no era soberana.
Hasta 1714 es un Estado que forma parte de una monarquía dentro de la cual la única cosa en común es el soberano.
Pero el Estado de aquella época no es el Estado como lo entendemos ahora.
No, pero el país funciona como un Estado. No es una provincia, es un Estado que vota y tiene sus leyes. En las Cortes las leyes se votan en principio de acuerdo con el rey y con los estamentos, pero así como Castilla funciona con Reales Órdenes Pragmáticas, en Cataluña no existe eso, sino que la legislación se negocia. Además es un proceso que se ha ido democratizando y transformando en las últimas décadas del siglo XVII. En los últimos momentos de la Guerra de Sucesión los planteamientos ya son netamente republicanos. Se llega a decir que lo importante es el voto en las Cortes y que eso del rey no cuenta para nada. Otro asunto es que lo que se pretende en la guerra es extender este sistema [catalán] al conjunto del territorio español. En los momentos más duros del final de la guerra aquí se dice que se combate por España y por la libertad de todos los españoles. La evolución de Castilla hacia una forma de sociedad más avanzada fue estrangulada por la monarquía. En los siglos XVI y XVII, cuando la monarquía necesitaba dinero, Cataluña era muy poca cosa y Castilla era el lugar de donde se podía sacar dinero, de manera que mientras que allí se les apretaba y el sistema de representación por Cortes queda fosilizado, a los catalanes se les dejaba bastante tranquilos. Es decir, que cuando se produce la anexión estas sociedades ya son relativamente diferentes. Eso explica que durante todo el siglo XVIII, una sociedad catalana que está implicada en formas de comercio internacional con la exportación de aguardiente y que tiene un mercado interior complejo y articulado, desarrolla un crecimiento agrario considerable y puede iniciar la industrialización, porque funciona en un marco social diferente. Aunque ya hubiera unas leyes comunes, lo que define el funcionamiento de una sociedad no es el poder real. Por ejemplo, aquí la enfiteusis permite que las tierras sean cultivadas y da trabajo a muchos brazos, pero desde la Corona de Castilla esto se entiende tan poco que se inventa el mito de la laboriosidad de los catalanes. Comienzan a decir que los catalanes trabajan mucho. Incluso surge aquel dicho que reza: “El labriego catalán de las peñas saca pan”, cosa que demuestra que no entendían nada. Lo que sacaba no era pan, era vino. No entienden nada de lo que pasa. Hay un momento en que las condiciones que podrían haber generado un proceso de desarrollo global fallan y la industrialización solo afecta a Cataluña. Es más, hasta bien entrado el siglo XIX los políticos españoles son contrarios a la industrialización. Lo consideran un mal que genera vicios y ansias revolucionarias. Piensan que afortunadamente España es un país agrícola donde la gente es moderada, consume poco y no pide cosas extrañas, y se resignan a que la industrialización sea una cosa para Barcelona y poco más. Existe toda una literatura anticatalana durante los siglos XIX y XX, y que continúa el XXI, en la base de la cual está la absoluta imposibilidad de entender que hay una gente que realmente es distinta.
Anecdóticamente, el nacionalismo sabiniano vasco también rechaza la industria.
Eso es retórica. La idea anti industrializadora solo es propia de sociedades agrarias que no quieren admitir cambios sociales. Un nacionalismo puede ser perfectamente industrialista. El primer nacionalismo claro que existe en Europa seguramente es el británico. Son los primeros que en el siglo XVIII tienen un auténtico himno nacional, el Rule Britannia. Por lo tanto, la industrialización y la nación funcionan perfectamente bien juntas.
No funciona cuando existen sociedades diferentes con culturas diferentes y las partes tienen dificultad para entender esas diferencias. En el siglo XIX, el historiador Joan Cortada escribe el folleto Cataluña y los catalanes en el que se esfuerza en explicar que los catalanes son diferentes, cosa que no quiere decir ni superiores ni inferiores, y que lo que quieren es convivir tranquilamente. Pero esta posibilidad es mal vista y negada, y llegamos a momentos como el actual, con un analfabetismo que permite que ABC y medios así publiquen afirmaciones como esa de Esperanza Aguirre, según la cual la nación española deriva de la Prehistoria, o que ya son 500 años de historia en común, confundiendo una unión de soberanía sobre territorios dictada por un matrimonio con la existencia de una nación. Entre la boda de Fernando e Isabel [1469] y 1714, Cataluña dispone de unas leyes, una lengua, una moneda y un sistema político propios. Incluso en la legislación castellana hay unas leyes que perduran hasta la Novísima Recopilación, un código de leyes del siglo XIX, que prohíben, por ejemplo, llevar vino cuando se cruza la frontera entre los reinos de Aragón y de Castilla con unas penas que establecen la confiscación del vino, la confiscación del carro y los caballos si hay reincidencia, y en caso de acumulación de delitos, la pena de muerte. Esto de la nación española se inventa en el siglo XIX. Y es lógico, porque “nación” es un concepto que no tiene sentido más que con un tipo de gobierno liberal parlamentario, ya que lo anterior es un poder que emana de Dios y es transmitido al soberano. La idea de nación nace cuando no hay súbditos, sino ciudadanos que se supone que son iguales. No son realmente iguales porque durante todo el siglo XIX, excepto durante la revolución de 1868, el sufragio es censatario, es decir, solo votan los que tienen dinero para votar y son muy pocos. En 1835, en las Cortes de Madrid, se afirma que lo que debe hacer España es convertirse en nación, porque hasta ese momento no lo ha sido nunca.
¿Y por qué se fracasa? Vuelvo al caso de Francia.
Francia ha tenido algo, la revolución, que establece unas condiciones diferentes. Una de ellas, fundamental, es que en Francia, a diferencia de lo que pasará en Inglaterra o España, los campesinos salvan una parte más grande de su propiedad. Durante todo el siglo XIX, Francia es un país de pequeños propietarios, cosa que determina cambios considerables.
Por ejemplo, cuando la agricultura latifundista fracasa a finales del siglo XIX, millones de alemanes, italianos, españoles o ingleses tienen que emigrar a América. En Francia no se da esta ola migratoria, es un país diferente. Y Francia, que debía de ser una de las monarquías más heterogéneas porque en la época de Luis XIV solo una tercera parte de la población hablaba francés, hace un esfuerzo deliberado para homogeneizar con un instrumento tan importante como la escuela. Francia utiliza la escuela como un sistema de asimilación. Aquí, en el siglo XIX, la escuela pública dependía aún de los ayuntamientos y no había nada que se pareciera a un esfuerzo de escolarización. Los niveles de analfabetismo eran considerables y todo el sistema educativo sufría una pobreza miserable. Los franceses, que quizá son más conscientes que nadie del problema de las diferencias, hacen un esfuerzo muy serio para nacionalizar mientras que en España no se preocupa nadie. Aquí el problema de la diferencia de los catalanes se ve como una molestia, como una rareza, y se dice que lo que se debe hacer es pasarlos por la piedra. Esto se agudiza después de 1898, cuando se pierde Cuba. Hay textos de la época que dicen que entre las aspiraciones nacionalistas españolas no solo está la asimilación total de Cataluña, sino también la anexión de Portugal, algo que los falangistas siguieron reivindicando en la época de Franco. Estos textos decían que había que prohibir el portugués, porque no era más que un dialecto del gallego y no merecía ningún respeto. Lo único que parecen entender algunos pensadores castellanos, y no sé si es porque el suyo es un país de conquista, es la imposición.
También París impuso el francés en la parte norte de la Marca Hispánica, la Cataluña que quedó en su territorio.
En Francia ha sido más importante la escuela que las prohibiciones.
Si nos ponemos en el lugar de una persona de Zamora, por ejemplo, podemos interpretar que las autoridades catalanas piden un pacto fiscal, es decir, hablan de dinero. Y que cuando eso se les niega pasan inmediatamente a reclamar una consulta sobre la independencia.
Esa persona de Zamora, si no se trata de alguien con una poderosa inteligencia crítica, lleva más de dos siglos sufriendo un lavado de cerebro y escuchando: “Allí hay personas que solo quieren apoderarse del dinero de todos porque es gente avara”. Hace un tiempo leía unas memorias no publicadas de un militar castellano que, en los años de la República, se mostraba totalmente indignado porque estaba convencido de que el dinero de que disponía el Estado español se dedicaba totalmente a satisfacer las necesidades de Cataluña y el País Vasco. Y una buena parte de los ciudadanos españoles actuales creen más o menos lo mismo. Creen que existe una situación privilegiada que en realidad es una situación que deriva de pedir más que nadie y recibir más que nadie. De manera que aquí hay muchas cosas que son complicadas. Supongo que al pacto fiscal se llega por un conjunto de incidentes determinados. Pero quiero subrayar eso que se plantea el 1976, cuando se desarrollan las conversaciones entre Felipe González y el teniente coronel Casinello: González afirma que de ninguna manera admitirá un concierto económico para Cataluña. Es decir, que el sistema aceptado y lícito en el País Vasco es inaceptable en el caso catalán.
Esa excepción vasca, ¿se debe a la tradición foral, a la presión de la violencia…?
Se debe a diversas cosas. La primera, que el peso de la posible contribución vasca a la fiscalidad española es muy inferior al peso de la fiscalidad catalana. Es decir, que de aquello se puede prescindir, pero de esto no. Existe el argumento de que durante la guerra civil Navarra es “leal” y por lo tanto no se le quitan los privilegios, pero el País Vasco no había sido nada “leal”. Seguramente aquí también se equivocaron cuando negociaban en la Transición, pero da igual, no habrían conseguido nada porque, insisto, desde el momento fundacional no estaban dispuestos a ceder en este tema. Por lo tanto, efectivamente se puede generar la idea de que Cataluña solo va a por la “pela” y que una vez no se consigue el pacto fiscal se amenaza con la secesión.
Es que Artur Mas pasó de una cosa a otra en cuestión de días.
Sí, pero no hace falta preocuparse demasiado porque hay más de 200 años de literatura catalanofóbica basada en malentendidos perfectamente asentados. Por ejemplo, cuando estábamos negociando con el Gobierno el tema de los papeles de Salamanca y yo formaba parte de la Comisión de Archivos (después Esperanza Aguirre me echó), había gente, como Santos Juliá, que encontraba lógico y correcto el traslado de documentos a Cataluña, y había otros, como un par de individuos, catedráticos de universidad, que boicoteaban el acuerdo. Uno de ellos me dijo: “Me opongo porque cuando a los catalanes les dan algo se lo quieren llevar todo”. Y este era un catedrático, un humanista. Da igual lo que diga Artur Mas porque harían falta siglos de pedagogía para disipar los malentendidos. Y hay muy poca predisposición por la otra parte a aceptar la diferencia. Me refiero a que en ambas partes hay imbéciles, podríamos intercambiarlos.
No me estará hablando de deportaciones mutuas.
Hombre, si pudiéramos exportar a nuestros imbéciles para que hicieran daño en cualquier otro sitio tampoco estaría mal, pero no estoy pensando en cosas de este tipo ni en nada que se le parezca. Estoy diciendo que la comprensión mutua no es fácil. Y muy posiblemente muchas veces nosotros, los catalanes, no la hacemos fácil. En una ocasión un grupo de amigos míos propuso que me invistieran doctor honoris causa por la Universidad Autónoma de Barcelona y fui vetado por razones políticas. Unos meses más tarde me hicieron doctor honoris causa en la Universidad de Valladolid. Y no es que yo haya dado muestras de afinidad con el PP o con Ciutadans.
Ahora dejemos al señor de Zamora y pongámonos en la piel de un señor de Sant Celoni que ha sido toda la vida de izquierdas y que habla catalán, pero no tiene ganas de votar con la bandera catalana como único valor político. ¿A quién puede votar?
En principio, en lo que queda de la izquierda no todo el mundo está planteando las cosas en esos términos. Como es lógico, yo ya he tenido suficientes decepciones. La primera de ellas fue la decepción de la Transición. A mediados de los años 50 me apunté a un partido clandestino de izquierdas, y lo hice porque los partidos tenían programas que decían cosas. Cuando llegó el momento de la Transición los partidos se olvidaron por completo de lo que habían estado prometiendo, de los principios por los que mucha gente había asumido riesgos muy graves, y pactaron por mucho menos. Yo entendía perfectamente que las circunstancias que se daban en 1976, 1977 y 1978 no permitían realizar los objetivos que planteaban aquellos programas, pero me parecía lógico y decente que mi partido siguiese defendiendo los mismos principios y luchando para que algún día, si no todos, al menos una parte de esos principios pudieran conseguirse. En cambio, se arrinconó lo esencial.
¿De qué partido hablamos?
No había más que uno, el PSUC [el Partido Comunista en Cataluña], los otros eran grupitos de amigos. Uno se sintió traicionado, y eso no solo nos afectó a los del sector intelectual y catalanista, sino a una infinidad de militantes obreros. Es necesario recordar que quienes participaban en las manifestaciones del 11 de Septiembre en los últimos años del franquismo, en Sabadell y Terrassa, eran básicamente trabajadores inmigrantes, y que esa gente gritó lo de “Llibertat, amnistia i estatut d’autonomia”. Ellos también fueron traicionados. Una vez, cuando el pobre Gregorio López Raimundo [histórico dirigente del PSUC] iba ya en silla de ruedas, dije que había que distinguir muy claramente entre lo que había sido la conducta de los dirigentes y lo que había sido la conducta de los militantes. Y que la conducta de los militantes comunistas durante el franquismo merecía todo el respeto. Gregorio tuvo la habilidad de decirme que no se había molestado porque le había criticado como dirigente pero le había elogiado como militante. Dicho eso, Gregorio era de los más decentes que conocía de entre ese personal. Se puede ser perfectamente de izquierdas y ser partidario de una libertad en convivencia: libertad para ti y libertad para los otros. Por eso mismo yo ahora me niego a participar en cualquier tipo de apuesta que tenga como objetivo plantear cuestiones que en estos momentos no tienen más que una dimensión preelectoral que no me interesa. Por lo tanto, si hay que votar, se puede votar, mal que mal, a ICV [Iniciativa per Catalunya-Verds], que son relativamente moderados. No es que me provoquen entusiasmo. De la gente de la CUP [Candidatures d´Unitat Popular, independentistas], pese a ser jóvenes y seguramente honestos, me preocupa mucho que se planteen ya temas como el de los Países Catalanes. Vamos por partes, es una cuestión que a mí me causó disgustos cuando se me ocurrió decir que primero lo que se ha de hacer es preguntar a los otros. Parecía que eso era una traición. Una cosa es la identidad cultural, que efectivamente existe, y otra es lo que piensa la gente. Debemos tener en cuenta, además, que desde un punto de vista histórico, cuando hablo del desarrollo de un Estado, este proceso avanzado que ha ido creando una especie de cultura y sociedad diferentes solo estaba presente en el Principado. Un aspecto muy importante de esta cultura cuando pierde sus instituciones es el auge de las formas de asociación horizontal, un asociacionismo que genera grupos de interés. La vida política de este país hasta 1936 en buena medida se desarrolla en entidades que son clubes, centros y ateneos. Estas características se dan también en cierta medida en el País Valenciano pero son, sobre todo, importantes en Cataluña. Insisto, hay que preguntar a los otros qué quieren.
Hablando de consultar y preguntar, hay quien considera que la parte soberanista de Cataluña en estos momentos habla mucho y, en cambio, la parte no soberanista habla muy poco.
La parte soberanista tiene un mensaje. La otra tiene recelos, miedos y dudas, y eso no es un mensaje, por lo tanto no invita a hablar de la misma manera que lo hace el tenerlo. Decir “Independencia” es un mensaje. Decir “Queremos ser un Estado” es un mensaje.
Decir “Amo España” es un mensaje.
Sí, pero es un mensaje muy difícil en un contexto en el que las reticencias al nacionalismo español son considerables y justificadas. La primera vez que vi la bandera española fue el 25 de enero de 1939, cuando en la casita de Valldoreix donde estaba con mi madre entró un moro con un fusil en la mano haciéndonos abrir los armarios. A partir de entonces, para mí aquella bandera está identificada con los 40 años del franquismo. De manera que pedirme que lleve la bandera española o cosas así es obsceno.
Acotémoslo más. Ahora se plantean unas elecciones catalanas plebiscitarias en las que básicamente se formula una pregunta sobre la hipótesis soberanista. Pero hay un sector de la población catalana que tradicionalmente no vota en las elecciones autonómicas y que ahora, posiblemente, seguirá en silencio.
Ahora estarán más desconcertados. Yo no diría que en 1975 o 1976 una actitud de desinterés fuese demasiado general ni en el “cinturón rojo” de Barcelona ni en ningún otro sitio.
Hablo de estos últimos años.
Sí, ahora es distinto. Supongo que lo que hará una gran parte de esta gente es abstenerse, pero lo que afortunadamente no hará será votar al PP o Ciutadans. Yo siempre he creído que a votar se tiene que ir siempre, pero no para votar a favor sino para votar en contra. Se tiene que ir a votar para que el PP y esa gente no tengan más votos. Ya les votarán las monjas.
Ignorando el tema de las banderas, ¿no cree que hay muchas similitudes ideológicas entre el PP y CiU?
De entrada, con todos sus defectos, Jordi Pujol fue a la cárcel mientras Manuel Fraga encarcelaba. Es una diferencia. Digamos que en el origen hay diferencias.
Pero si hablamos de cuadros intermedios encontraremos mucha gente que medraba en el franquismo, en un lado y en el otro.
Seguro. Pero yo no recuerdo haber votado jamás a CiU, de manera que no tengo problemas. Entiendo perfectamente que un partido de derechas es un partido de derechas, que se parecen mucho el uno al otro y que ambos utilizan las banderas. No niego que puedan tener conciencia, pero normalmente utilizan las banderas para lo que les conviene. En realidad estas elecciones me parecen de una importancia minúscula. Son importantes solo por una cuestión que se ha visto ya en Galicia y en el País Vasco y que se verá aquí: la destrucción del PSOE. Es el fin del sistema político de la Transición. Aquel sistema se establece sobre la base de que el PSOE acepta ejercer como alternativa de izquierda a las fuerzas de derechas, que son las que heredan el franquismo. Este sistema ha funcionado bien bastantes años, pero ahora se ha derrumbado. La cuestión es qué pasará. Y es un problema porque se parece a lo que ocurrió durante los años 20 del siglo pasado, cuando se agotó el sistema de turnos de la Restauración entre conservadores y liberales. Entonces se aguantó unos años con una dictadura militar pero llegó un sistema nuevo con la República.
¿Hasta qué punto las fuerzas políticas hegemónicas (en Cataluña lo ha sido CiU desde la Transición) tienen responsabilidad en este aparente desengaño?
Hay muchos culpables. El primero es que el sistema del Estado autonómico español es una trampa que se establece sobre la base de prometer derechos que después no se conceden y se recortan o recuperan a cambio de permitir un uso descentralizado del dinero, lo que crea entusiasmo en todas partes. Es lo que ha permitido que las ciudades se rehagan, que haya teatros o equipamientos deportivos que no existirían si no hubiera habido esta descentralización del dinero. El entusiasmo dura hasta que se acaba el dinero. Entonces se ve que hay sitios, como Castilla-La Mancha, donde dicen que se cargarán la autonomía porque no sirve para nada. Desde el punto de vista de los que se lo han tomado en serio y han creído que podía ser un camino para ir consolidando derechos, es evidente que el sistema ha resultado un engaño.
¿Qué hicieron mal quienes aceptaron esto? Pujol a veces ha dicho que se equivocaron al no basarse en la reclamación de los derechos históricos, como vascos y navarros. Es una revisión que se tendrá que hacer para saber si podrían haber conseguido más cosas y en cuántas cosas se equivocaron. Evidentemente, la situación política del país depende en gran medida del cambio que provocó la crisis de 2008. La crisis de 2008 no fue, como todavía se dice, el resultado de un exceso de gasto público, porque la deuda del Estado era insignificante. Fue culpa de un enorme gasto privado especulativo hecho sin ningún control. Aquí sí se tendrán que depurar responsabilidades. Por lo que sea, esto no ha sido un problema en el País Vasco. Seguramente porque aquello tampoco se prestaba a burbujas inmobiliarias.
Pocos alemanes pasan allí sus veranos.
Ni tan siquiera los vascos, que se van a veranear a Santander. En cualquier caso, resulta que estamos pagando esta deuda privada por las tonterías que se hicieron. Es verdad que como en Caja Madrid no se hicieron en ningún sitio, pero…
¡Hombre, en Caixa Catalunya tampoco eran mancos!
También, sí, pero no creo que hicieran cosas como dar 1.000 millones de crédito a Martinsa-Fadesa, que después se esfumaron. No sé, es un proceso que debe estudiarse con mucha atención y yo no lo he hecho. Desde el punto de vista de querer saber qué pasó yo me he quedado en la Transición. El resto no lo he estudiado, y si no lo estudias ni entras a fondo…
Entonces lo dejamos para los historiadores del futuro.
Sí, que intenten ellos explicar qué ha pasado.
Fotografía: Sergi Fuster

Etiquetas

Abuso sexual (1) Adolfo Pedroza (6) Adolfo Pérez Esquivel (5) Agitación social (1) América Latina (100) Amor (4) Análisis de la comunicación (7) Análisis de la información (30) Anarquismo (2) Aníbal Sicardi (3) Anticlericalismo (1) Antiimperialismo (8) Antisistema (6) Argentina (1) Arte (1) Atilio Borón (1) Attac España (4) Beatriz Paganini (1) Boaventura de Sousa Santos (1) Boletín de noticias (1) Braulio Hernández M. (2) Burguesía (2) Cambio climático (4) Cambio de paradigma (16) Cambiode paradigma (14) Capitalismo (79) Carlos A Valle (1) Carlos Valle (2) Catalunya (46) Ciencia y tecnología (2) Clases sociales (31) Clerecía (8) Colonialismo (10) Compromiso (3) Comunismo (3) Consumismo (3) Contracultura (1) Control y manipulación de las masas (16) Corrupción política (9) Crimen (9) Crímen político (6) Crisis (2) Cristianismo (41) Cuento (10) Cultura (7) David Choquehuanca Céspedes (1) Demagogia (8) Democracia (19) Derechos de los pueblos (30) Derechos Humanos (85) Desigualdad de género (2) Diálogo (2) Dignidad (2) Dios (1) Divagación (1) Domingo Riorda (6) Economía (12) Ecosociología (49) Ecumenismo (1) ECUPRES (2) Editorial (1) Eduardo Galeano (3) Eduardo Pérsico (13) Educación (16) Elecciones (1) Elecciones 2015 (3) Eloy Roy (4) Emigración (8) Emma Martínez Ocaña (5) Entrevista (1) Equidad (94) Ernesto Sabato (1) Esclavitud (5) España (30) Espionaje automático (1) Espiritualidad (33) Estructuras sociales (59) Ética y sociedad (163) Euskal Herria (2) Evangelio (6) Evolución social (2) Exclusión (2) Fascismo (8) Federico J. Pagura (1) Filosofía (7) Foro Social Mundial (1) François Dubet (1) Gabriel Brener (1) Genocidio (4) Geopolítica (49) Globalización (2) Golpismo (4) Gonzalo Haya Prats (9) Guerra (16) Guerra civil española (2) Haití (8) Hambre (17) Heterodoxias (3) http://lahoradelgrillo-tc.blogspot.com/2011/03/muere-en-brasil-el-sacerdote-belga-y.html (1) ICR (56) Iglesia (2) II-SP (1) Imperialismo (39) Impunidad (9) Independencia (39) Indígenas (1) Intolerancia (1) Irina Santesteban (1) Iris M. Landrón (2) Jaime Richart (11) James Petras (1) José Comblin (1) José Comblin (1) José M. Castillo (38) Jóvenes (1) Juan Masiá (1) Justicia (6) Justicia social (1) kaosenlared.net (1) Laicidad (1) Leonardo Boff (36) LHDG (8) Libertad (6) Libertad de expresión (4) Libia (1) Lorena Aguilar Aguilar (2) Lucha de clases (17) Manipulación de las masas (19) Marcela Orellana (8) Marià Corbí (2) Mass media (14) Maya Lambert (1) Memoria histórica (12) Migración (1) Mística (2) Mujer (4) Música (1) Nacionalcatolicismo (2) Nacionalismos (1) Narcos (1) Narcotráfico (1) Navidad (17) Nazismo (1) Neoliberalismo (17) Noam Chomsky (2) Ocio-negocio (1) Opinión (1) Ortodoxias (1) Oscar Taffetani (6) Pablo Richard (1) Paz (1) Paz Rosales (5) Pelota de Trapo (11) Pepcastelló (114) Pere Casaldàliga (1) Personajes públicos (1) Personalismo (1) Pobreza (47) Podemos (1) Poesía (16) Poesía de la conciencia (2) Política (13) Psicología Social (2) Pueblo (33) Pueblos en lucha (21) Pueblos oprimidos (14) Pueblos Originarios (10) Rafael Fernando Navarro (87) Raúl Zaffaroni (1) Rebelión (1) Recomendamos (3) Religión (2) Religión y Ciencia (5) Religión y política (28) Religión y sexo (2) Religión y sociedad (36) Represión (8) República (7) Revolución (19) Sabiduría popular internáutica (2) Salud (2) Salud Pública (1) Santiago Alba Rico (1) Sexo (4) Soberanía del pueblo (4) Socialismo (3) Socialismo s. XXI (3) Solidaridad (4) Susana Merino (12) Taizé (3) Teología de la Liberación (8) Terrorismo de Estado (1) Thelma Martínez (2) Tortura (1) UE (3) Utopía (2) Valores humanos (7) Veca Muelle (1) Venezuela (1) Vicenç Navarro (1) VIDALOGÍA (2) VÍDEOS (1) Violencia (23) Violencia de género (8) Violencia estructural (1) Violencia política (45) Violencia religiosa (3) Violencia social (15) Walter Dennis Muñoz (20) YUPANQUI (1)